La Antártida, ¿el futuro para instalar paneles solares?

 

Obviamente, el mencionado es importante y debe ser el principio básico, pero debemos tener en cuenta también el espacio que se puede obtener y el precio de este. Es decir, nadie, por mucho sol que de durante todo el día, va a empezar la construcción de una instalación de placas solares en medio de Manhattan. No solo por lo disparatada que sería la idea a nivel de espacio -y de estética-, sinos también por el elevado precio que tendría ocupar un espacio allí.

Ahora, bien es cierto que a día de hoy, los espacios más “comunes” para construir una instalación de placas solares se están reduciendo. Y es por ello, donde se debe empezar a innovar y pensar nuevas opciones de cara al futuro. Y es aquí donde encontramos una nueva posibilidad que los expertos en el tema encuentran como una gran opción de cara al futuro. La Antártida.

El único continente no poblado del mundo tiene varías características que favorecen la instalación fotovoltaica, como son:

  • Abundancia de espacio abierto para la instalación de placas solares.
  • Un promedio anual de seis meses recibiendo luz diurna constante.
  • Kilómetros de tierra sin ser propiedad privada.

 ¿Qué impide realizar una instalación de placas solares en la Antartida? 

Aunque sin duda alguna sería una auténtica mejora en cuanto al uso de la tecnología, realizar una instalación de placas solares en el continente tiene muchos obstáculos y difícilmente se van a solucionar en los próximos años. El principal problema es la limitación en lo referente a la tecnología que tenemos hoy en día, aunque también se pueden encontrar dilemas a causa de política y las rivalidades internacionales.

Aunque dentro de todo esto, encontramos el punto más importante y en el que nos vamos a centrar aquí. Y es que estamos hablando del continente más austral y donde históricamente, cada acción humana en este ha requerido audacia y mucha preparación para innovar. Por lo que, al ser territorio desconocido para el ser humano, surge la pregunta: ¿es posible la absorción masiva de energía solar en la Antártida o no estamos preparados?

 

La situación política en la Antártida

Para realizar cualquier acción en el sexto continente, debemos poner la mira en el pasado. Concretamente en 1959, año donde los 12 países que buscaran sacar rendimiento de este, firmaron el llamado Tratado Antártico con el que se buscaba acabar con todo posible conflicto en el futuro y donde dejaban la utilidad de la Antártida en fines científicos.

Ahora, el dilema en este punto es que las previsiones son que se produzca un cambio sísmico en la situación geopolítica de la Antártida. Y mientras esto sucede, la demanda mundial de energía solar tan solo va a seguir aumentando. Es por ello, que los expertos consideran de vital importancia el uso del continente.

 

El uso de la instalaciones de placas solares en el continente

Como hemos mencionado anteriormente, no hay nadie que viva de forma permanente en el continente helado. Aunque, dependiendo de la época del año, podemos encontrar entre 1.000 y 5.000 personas en todo el continente. Personas que se encuentran aumentando el uso de la energía solar.

Por poner un ejemplo de instalación de placas solares es la Estación de Investigación Antártica Princesa Elisabeth de Bélgica lleva desde el 2009 trabajando con tan solo energía renovable. Para ello, cuentan con 408 paneles suministrados para una potencia de 52,72 kWp. Por lo que, según los cálculos estimados, la producción anua sería de 45,7 MWh/año.

En otro lado encontramos la estación de investigación australiana de Casey. En este caso, su instalación de placas solares, cuenta con  100 paneles funcionando desde el año pasado. Por lo que esta instalación fotovoltaica, es de las más grandes del continente.

Sobre dicha instalación se ha mostrado orgullosa Nisha Harris, Gerente de Medios y portavoz de la División Antártica Australiana del Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de Australia. Quien ha declarado que: “Estamos realmente encantados con la puesta en marcha de la granja solar Casey. Ha estado en uso poco más de doce meses y los paneles han sido de gran ayuda para reducir el número de generadores que usamos cuando brilla el sol.”

En unas declaraciones recogidas por Solar Magazine, la misma Harris también comentó los planes de cara al futuro. “Estamos considerando activamente la adopción de sistemas de almacenamientos en batería. Ahora estamos avanzando para evaluar como de viables serían los conjuntos fotovoltaicos a gran escala instalados en la Antártida solo en verano. Los desafíos para estos sitios son la gran superficie que requieren los conjuntos solares y la gran variación en la trayectoria del sol en estas latitudes. Pero por supuesto, seguimos trabajando para lograr cumplir esa posibilidad.


Imprimir   Correo electrónico