Que potencia de luz debemos contratar en casa?

Que potencia de luz debemos contratar en casa?

La factura de la luz es una combinación de la potencia contratada y el consumo en dicho periodo de tiempo. Por lo tanto, conocer la potencia adecuada permitirá ajustar el recibo al máximo. 

La factura de la luz es una combinación de la potencia contratada y el consumo en dicho periodo de tiempo. Por lo tanto, conocer la potencia adecuada permitirá ajustar el recibo al máximo. A la hora de decidir qué potencia de luz contratar, debe tener en cuenta los factores que intervienen. Estos son: la cantidad de electrodomésticos que tenga, la cantidad de potencia que consumen y, el factor más significativo cuántos electrodomésticos tiene conectados al mismo tiempo. A continuación, conozca cómo saber qué potencia contratar para pagar la cantidad justa en el recibo de la luz.

El rango de potencias en un hogar es variable: la potencia mínima contratable es 2,3kW y las máximas se encuentran entre 10kW y 15kW, en función de los voltios. Las potencias más comunes son 2,3kW, 3,4KW, 4,6KW y 5,75kW, aunque la potencia aconsejada suele oscilar entre 3,45kW y 4,6kW.

Se entiende por potencia eléctrica, la cantidad de energía que un hogar o local puede utilizar de forma al mismo tiempo. En otros términos, la máxima energía eléctrica que se puede consumir desde diferentes electrodomésticos simultáneamente.

La potencia que se debe contratar tiene que ser la apropiada para la cantidad de aparatos eléctricos que hay en el hogar, el número de personas que conviven en él y cuantos aparatos electrónicos se desea conectar simultáneamente. A mayor número de electrodomésticos y uso que hagamos de ellos, la potencia necesaria también será mayor. Es decir, se pagará más a final de mes en la factura de la luz.

El Kilovatio (kW), es la medida utilizada para calcular la potencia. Cuanto mayor sean los kilovatios contratados, mayor será el importe del recibo, ya que de ellos depende el coste fijo de la factura de la luz.

Existen dos situaciones diferentes: la primera, si todavía no ha dado de alta un suministro eléctrico y la segunda, si ya lo tiene dado de alta:

Si no dispone de suministro eléctrico

En primer lugar, si todavía no hemos dado de alta un suministro eléctrico, se debe consultar el boletín eléctrico del hogar. El boletín eléctrico es un documento oficial realizado por un instalador eléctrico, en el cual, se demuestra el buen estado de la instalación eléctrica, qué tipo de instalación tiene la vivienda, esta puede ser monofásica o trifásica, la potencia recomendada y cuál sería la potencia máxima del hogar. La legislación vigente afirma que en las nuevas construcciones la potencia la fija el propietario, el promotor o el usuario del edificio con la compañía suministradora, pero esta no puede ser inferior a 5,75kW, lo que conlleva a que los consumidores tengan más potencia contratada de la que necesitan. En cambio, en las viviendas de mayor antigüedad es posible disponer de una potencia contratada de 2,3kW.

Si ya dispone de suministro eléctrico

Si tiene una potencia contratada mayor a 15 kW, el maxímetro del contador medirá la demanda máxima de su vivienda mensualmente. Como resultado, le permitirá conocer cuál es la potencia consumida y, por lo tanto, qué potencia debería contratar. Sin embargo, si la potencia en su contrato es inferior a 15kW, debe considerar lo siguiente para comprender cuál es la potencia de la luz que debe contratar para su vivienda:

Es imprescindible conocer qué tipo de suministro tiene, este puede ser trifásico o monofásico. En el caso de que su suministro sea trifásico, esto quiere decir que la potencia se divide en tres fases. Por el contrario, si su suministro es monofásico únicamente tiene una fase. En otros términos, con la misma potencia, el trifásico tiene una menor intensidad de consumo respecto al monofásico, por lo que resulta más complicado que salte el ICP. En la actualidad, los hogares generalmente se componen de un sistema monofásico.

Es imprescindible conocer el número total de electrodomésticos que hay en la vivienda y además cuántos funcionan simultáneamente. Si en el hogar, se poseen electrodomésticos como lavavajillas, calentadores eléctricos, vitrocerámica…. la vivienda necesitará más potencia. Para conocer la potencia que necesitan los electrodomésticos es imprescindible revisarlos. En el caso en el que no pueda conocer la potencia de sus electrodomésticos, debe probar cada uno de ellos e ir consultando el contador de la luz para saber su consumo, y finalmente, escoger cuáles serán utilizados al mismo tiempo.


Imprimir   Correo electrónico